Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > Teatro > AMIR HADAD el teatro es hijo de la Historia

AMIR HADAD el teatro es hijo de la Historia

Jueves 14 de abril de 2011, por Jorge Prada Prada

Hemos encontrado en la Revista cubana Conjunto de Teatro , este escrito por el Maestro Jorge Prada Prad, sobre Amir Haddad quien nació en la ciudad minera de
Guaxupé en 1937, descendiente de una familia de
inmigrantes sirios. Su aspecto es inconfundible,
siempre dibuja en su rostro una amplia sonrisa.
Amable y bonachón, este hombre ha trasegado
gran parte de su vida por escenarios diversos, como
un juglar de nuestro tiempo. Ha anhelado desde
muy joven un teatro vivo y transformador de la
sociedad, lo que lo llevó a indagar hace más de cincuenta
años, desde su sensibilidad de cazador de
historias y memoria, el alma del pueblo brasilero.
Ese espíritu festivo y carnavalesco, de indudable
carácter carioca, va a estar presente en todos sus
trabajos. Recogiendo de lo inmediato real trozos de
historias, les imprime niveles de dramaticidad que
las hacen atractivas a los ojos de los espectadores.
Su trabajo es reconocido nacional e internacionalmente;
calles, plazas, espacios a cielo abierto, son
los lugares donde desfilan sus personajes, se inflan
y desvanecen sus imágenes, en un afán permanente
por comunicar, dotando al espectáculo del elemento
de lo popular, de aquellos objetos artísticos que asimilan
con placer los transeúntes, sin complicación
alguna, sin devaneos y debates filosóficos.
Ta Na Rua es una de las más importantes agrupaciones
del Brasil, especializada en el teatro de
calle. Su labor ha sido un proceso continuo en el
que tienen cabida cuestionamientos ideológicos,
éticos y estéticos. Junto a otras agrupaciones de los
años 60 se dieron a la tarea de abandonar la
noción convencional del espacio escénico del teatro
a la italiana. Existía entonces un afán por
repensar el espacio, como el teatro mismo. Se buscaba
una nueva concepción de la dramaturgia brasilera,
que diera cuenta de otros asuntos que exigían
la invención de nuevas formas. Quizás aconteció
como en otras latitudes (en Colombia, por
ejemplo), donde el movimiento de estos años no
sólo era artístico, teatral, sino que constituía un
todo intelectual, social, cultural. De alguna manera
Amir recibía algunas de las respuestas a sus
propias inquietudes sobre el teatro.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0