Festival international de l’humour
Accueil > Español > Arte, Literatura y... > POESIA DE AQUÍ Y DE ALLA > ENTREVISTA A FERNANDO RENDÓN. Por Álvaro Marín

ENTREVISTA A FERNANDO RENDÓN. Por Álvaro Marín

vendredi 27 avril 2018, par AC FESTINHUMOUR

ENTREVISTA A FERNANDO RENDÓN. Por Álvaro Marín

• Es difícil leer su poesía sin pensar en esa vivencia estética y cultural que es el Festival Internacional de Poesía de Medellín. Se percibe que es un hecho que va más allá de la presencia de poetas de los cinco continentes y las lecturas públicas, ¿cuáles son las semejanzas entre el arte poética del Festival y el arte poético de Fernando Rendón ?
Lo que he escrito es lo que tengo qué hacer con mis amigos. Lo que no he escrito es lo que no podré hacer sin atravesar nuevas etapas, desarrollando nuevos actos. Lo que debo escribir es lo que debo hacer aún después de materializar lo escrito... Soñar, pensar, escribir y hacer son un solo cuerpo. No se puede soñar sin construir. Mis poemas deben ser como mi vida. En el fondo son irrealizables. Doy mi vida por hacerlos reales. Aunque no depende solo de mí. Somos también los otros. El sueño es de todos.

• Sobre la vivencia espiritual del Festival se han escrito páginas por parte de los participantes, ¿cuál es esa vivencia de acuerdo con su experiencia y la que conoce de los poetas participantes ?
Implica una respuesta muy vasta a una pregunta muy amplia. Pero diré que en el Festival se conjugan muchos momentos y muchas poéticas, leyendas y atmósferas, el profundo sueño humano, la memoria primigenia y el pensamiento revolucionario de las transformaciones. Desde el primer Festival hemos tenido poetas de los pueblos indígenas. Este año será dedicado al eje Poesía, Chamanismo y Cantos Originarios. Recordamos qué raíces olvidaron Occidente y muchos de sus poetas. De qué tierra hablan si no es de la primera, a la que debemos retornar. El Festival abarca a la casi totalidad de las latitudes del mundo con sus voces primordiales, rebeldes, febriles, que se niegan a claudicar y a morir. El Festival Internacional de Poesía de Medellín entraña la renovación de la poesía mundial a través del diálogo de los bardos de todos los continentes ; es su espejo, su vigor reflejado hasta el profundo pozo de los tiempos, su dinamizadora visión del futuro que aguarda por todos. Los poetas se sumergen en las aguas de la poesía que diluvia desde todos los lugares de la tierra, en un solo sitio.

. El público es el personaje principal del Festival, y en todos estos años ya tendrás una lectura de sus tensiones y necesidades. Desde la poesía ¿cuál es la expectativa del público del Festival ?
Al principio era una masa distraída por la extrema violencia y el miedo reinante en Medellín, entre asesinatos selectivos y en masa, amenazas y bombazos en la urbe. Luego, el Festival se constituyó en bálsamo y refugio para miles, las bombas se fueron espaciando, fue escuela vital en calles y plazas, coloquio con la poesía del mundo y aprendizaje esencial, el pueblo flotaba literalmente en los aires del lenguaje cambiante, oscilaba por fin entre la tragedia y la esperanza tangible. Se sabía entonces protagonista pensante, soñando, participando con su poderosa presencia en la vida de la poesía, vivía en el poema, se lo apropiaba, lo hacía suyo con su oído fino y su presencia vibrante y comprometida bajo el sol, bajo la lluvia, los truenos y rayos, y el granizo, sin moverse un centímetro de su lugar. Ahora es un público que escucha, lee, piensa y escribe sobre sí mismo y difunde en las redes su percepción cierta de la realidad.

• ¿Cuál es la enseñanza que te ha dejado el Festival, y cuál la enseñanza que te ha dejado el público ?
Puedes hacer lo que quieres y sueñas, si pagas el precio. Puedes emprender una batalla espiritual y política por alcanzar el imposible si dejas tu vidas en ello, y puedes triunfar si comprendes que todo sueño verdadero es colectivo y con el pueblo. Aunque tarde siglos. Trabajamos con el tiempo y más allá de nosotros en una siembra interminable, para un proceso de crecimiento que no tiene medida, para una cosecha que tardará. “Crear una flor es un trabajo de siglos”. Lo dijo Blake. En cuanto al pueblo, no el público, se alzará con la victoria, que es no solo política, sino sobre todo cultural y espiritual. La justicia poética es la justicia política.

• Como experiencia vital ¿qué es el Festival Internacional de Poesía de Medellín ?
Es un paradigma del triunfo de la vida sobre la muerte. De la poesía sobre las bombas. Del sueño poético sobre el terrorismo de estado. En la capital de la muerte y de la droga, la poesía mundial ha construido el epicentro de un sismo de amor. El paramilitarismo continúa pero la lucha del pueblo ha crecido. Miles de personas leen poesía, escriben poesía, viven sus vidas poéticamente, el modelo del sicario como héroe del barrio ha sido desplazado. Las muchachas van con el poeta del barrio, no con el asesino. Aunque todavía hay asesinos que controlan el barrio, la esperanza es la poesía que se escribe en el barrio.

• ¿Qué cambios en la poesía adviertes, en Colombia y el mundo, en estos casi 30 años del Festival ?
La experiencia de la poesía en el mundo es otra a partir de la fundación y existencia del Festival. Se han creado Festivales en este y todos los continentes a partir de Medellín. Se creó el Movimiento Poético Mundial en esta ciudad, y ahora cuenta con más de 320 festivales y organizaciones poéticas y poetas en casi 140 países. Ha desarrollado 10 acciones poéticas globales desde 2011 contra la guerra nuclear, en solidaridad con los refugiados, con los pueblos originarios y con el proceso de paz de Colombia, entre otros ejes temáticos. La visión de la poesía se ha ampliado por la conjunción extraordinaria de poetas en esta ciudad, en casi tres décadas de poesía. Se ha profundizado el diálogo, la solidaridad mutua y el intercambio de conocimientos y experiencias entre los festivales, que han dado un gran impulso a la comprensión de la poesía en los primeros 18 años del siglo XXI. La poesía tiene más poder y llega a los oídos y labios de más millones de personas a través de las redes sociales, constituyéndose en una expectativa inmensa para la humanidad. El Movimiento Poético Mundial, de cuyo Comité Coordinador soy integrante, y del cual hace parte el Festival Internacional de Poesía de Medellín, celebrará su próxima reunión entre el 16 y 23 de septiembre en Zigong, Sichuan, China.

• ¿Es el Festival un movimiento cultural o literario, por qué ?
El Festival es una escuela y una tendencia que hace parte de una fuerza global. Como lo define el propio Movimiento Poético Mundial en su Manifiesto :
“El Movimiento alienta las luchas sociales a lo largo y ancho del planeta y toma partido activo por los pueblos de la Tierra que resisten y que luchan contra todas las formas de opresión, buscando construir un sabio modelo de sociedad humana, digna, responsable, con plena justicia social. Estas son las claras tareas y metas del Movimiento Poético Mundial, fruto de la interacción dinámica de los poetas y las organizaciones poéticas, nacionales e internacionales, de visiones y pensamientos poéticos diversos.
"Nuestro llamado a una Revolución Poética Mundial obedece a un estremecimiento interno y ancestral que busca la transformación de una conciencia colectiva hacia una humanidad más fraterna y solidaria, espiritual y comprometida en los hechos.
"Los llamamos a materializar y espiritualizar el sueño invencible de la primavera de la existencia mediante una Revolución Poética Mundial”.

• En una mirada retrospectiva, qué singularidades muestra el Festival frente a los movimientos literarios del siglo XX en Colombia y el mundo.
El romanticismo, en gran medida, hizo que la creación poética descansara solo en el creador y que sus pensamientos y sus poemas fueron usufructuados, en la soledad y en el silencio, casi siempre, solo por lánguidos lectores que elevaban sus ojos al cielo de las musas y de dioses imaginarios. Simbolistas, malditos, surrealistas y escépticos estimularon la idea de la extrema individuación de la poesía para elegidos o como placer de solitarios. El Festival irrumpió como un multitudinario y revolucionario silencio en el territorio abrupto del mundo destrozado por las guerras y el nihilismo, como una esperanza surgida de una nueva guerra, la guerra sagrada del lenguaje y de la acción de la poesía. Poesía de todos, hecha por todos, no en el papel. El origen de la poesía fue chamánico. El lenguaje fue elaborado por el pueblo en sus orígenes. La poesía se hizo entonces de nuevo fuego y acción profunda de la lengua, manifestación del ardor visionario y revolucionario de los poetas que quieren ver demolido el rancio y caduco reino de la muerte.

• Sobre la politización del Festival, se sabe que ha sido perseguido y no solo por el Estado, también por algunos medios y detractores, ¿qué le ven al Festival ?
Le ven de muy malo que ha alentado la imaginación y el sueño, ¿qué sueño ?, el sueño de todos, el sueño del pueblo, el sueño de la libertad, el sueño de los insomnes, el sueño de los que no tienen más que el sueño, el sueño de los desgraciados, el sueño de los esclavos y de las víctimas en este inmenso presidio, el sueño de los niños y de la juventud del mundo, el sueño realizado de la libre expresión, libre reunión, libre movilización, en una nación solapadamente fascista que quiere ser primavera.

• Mito y poesía estaban juntos en la antigüedad, ¿a qué distancia están en el presente ?
A la distancia entre poetas y chamanes, entre el principio y el fin, entre la vida y la muerte, entre el origen en el pensamiento y el origen en el sueño que es el otro rostro de la vigilia eterna de quienes, por millones : poetas, artistas, pensadores y pensadoras, obreros y obreras, estudiantes, campesinos y campesinas, pueblos indígenas y afrodescendientes, todos los pueblos de la tierra, queremos volver a fundar el mundo allí donde está hecho trizas, brasas y cenizas.

• Nombras a Eleusis, ¿Está aquí, en el Festival ? De qué manera. ¿Y qué otros espíritus habitan el Festival ?
En ese lugar mítico de Grecia, a 26 kilómetros de Atenas, se celebraron -desde el Neolítico y durante 2600 años- los Misterios de Eleusis, que dieron origen a Grecia como nación y a Europa. Esos rituales sagrados, a la manera de los ceremoniales chamánicos, elevaron la conciencia, la inteligencia y la sensibilidad del pueblo griego, trascendieron el bárbaro pretérito, lo acercaron a nuevas edades espirituales, refinando su amor por la existencia y dando sentido a su vida, acercándolos a la ciencia, a la poesía, a las artes y a la filosofía.
El mundo puede apropiarse del arte de las trasformaciones. También Medellín. Y Colombia. Es la esencia de nuestra tarea : acercar el origen al espíritu del presente. Para afrontar cara a cara al porvenir con una memoria vigorosa, una visión vigorosa, una capacidad de acción transformadora de la realidad también vigorosa. Todos esos espíritus están contenidos en uno solo.

• ¿Se ha transformado el Festival a través del tiempo, o conserva un carácter ritual ?
Se ha transformado mucho a lo largo de los años y conserva a la vez un carácter ritual. Desde la primera edición en 1991, que constaba de lecturas de poemas, talleres, exhibición de documentales, canciones y obras de teatro, hasta la fecha, se han incluido también otras manifestaciones de la poesía : cantos chamánicos, conciertos, muestras de largometrajes, exposiciones de poesía audiovisual, sonora y artes visuales, performances, rap, danzas, entre otras expresiones.

• Hay una condición vitalista en tu poseía, y un anhelo de celebración colectiva, como en los antiguos poetas gobernantes de Texcoco. ¿Qué corrientes vitalistas encuentras entre tus lecturas, qué otros poetas lees ?
He leído cuanto he podido y he atravesado períodos de lenta digestión de las lecturas : No solo he leído poesía y leyendas antiguas, también narrativa, ensayo, filosofía (marxista, budista y taoísta), mitología, historia, economía, sociología, política, ciencias sociales y textos sobre plantas sagradas. La poesía está hecha de todo eso. Un poeta que lee solo poesía es semi-analfabeta. El poeta debe ser responsable de su tiempo y no puede tener una visión unilateral del mundo. Queremos leer lo no vivido. Escribir lo no escrito ni vivido. Y hacer que una nueva realidad brote de la poesía leída, soñada, vivida y hecha lucha revolucionaria. Los mitos, la poesía y las antiguas leyendas orientales, los relatos de indios norteamericanos, el celta Taliesin, Li Tai Po y su sombra parlante, Du Fu dolido de su pueblo, Jayyam solitario celebrante de Persia entre los siglos, Nezahualcóyotl el sabio guerrero bebiendo vino de hongos, Villon el fugitivo, Blake febril, Hölderlin loco, Rimbaud insurgente, todas las voces salvajes lejanas ; y los entrañables y cercanos Char, Hikmet, Brecht y Ritsos ; Vallejo, Rojas, Gelman y Huidobro, entre muchos. Y los colombianos Juan Manuel Roca y Raúl Henao.

• Qué experiencias vitales y qué experiencias del entorno están interiorizadas en la poesía de Fernando Rendón.
La juventud, la rebeldía y la búsqueda de la libertad, el autostop, el trabajo asalariado y las huelgas, la lucha política revolucionaria por una vida superior para todos, la experiencia de las plantas sagradas, el delirio, la edición de libros y revistas, la resistencia contra la guerra y la organización poética en lucha por una paz justa y democrática, la generosidad compartida en el cultivo paciente y dedicado de la hermandad con mis amigos, el amor a Gloria y la cercanía con mis hijos, el paso paciente y amoroso de los años, el dulce abrazo de la existencia, la gran esperanza entre los aullidos de la pesadilla exterior, la paz profunda y la alegría duradera de todos estos años de batalla.

• Desde sus primeros poemas el tema de la guerra está presente… cómo ha influido en su vida y en su poesía la guerra en Colombia.
Mi padre se arrastraba por las ensangrentadas calles de abril, en 1948 en Bogotá, para conseguir leche para mi hermano mayor, aún bebé. El terror de la represión estatal había secado la leche materna de mi madre. El trauma hizo enloquecer años después a Mauricio. Lo perdimos. Nos la debe Ospina Pérez a todos. Mi padre era un hombre humanista, liberal, con gran simpatía por la izquierda, cercano a León de Greiff, Otto Morales Benítez, Gilberto Vieira, Gerardo Molina y Antonio García. Nos decía poemas de memoria y relatos de la guerra y la violencia en Colombia, entremezclados con historias fantásticas de su invención. La guerra bullía en nuestra imaginación, en un país como Colombia en el que vivimos tantos desde la primera infancia entre la guerra civil, la guerra de guerrillas y el estado de sitio, donde la derecha asesinó a tantos candidatos presidenciales, se acallaron miles de voces de oposición y se pasaron por las armas en contra de la constitución y de las leyes a miles de defensores de derechos humanos, hombres y mujeres, sindicalistas, obreros, campesinos, indígenas, afrodescendientes, pensadores, artistas y estudiantes. A cientos de miles. Todo eso exacerbó nuestro amor por la vida, nuestra vocación de lucha espiritual y cultural desde la poesía contra la matanza, y dio fuerza a una confluencia de poetas y amigos para crear el Festival Internacional de Poesía de Medellín en abril de 1991, en el peor momento de la vida de esta ciudad.

• La celebración es un elemento persistente en su poesía… de dónde viene, ¿de qué llamados ?
Del único e inmortal llamado de la vida en un momento eterno de exaltación de fuerzas que imponen con hosquedad la muerte, contra la victoria de la muerte, contra el horror interminable de una noche que no cesa, contra el deseo de poderosas fuerzas que convirtieron a Colombia en un campo de concentración durante dos siglos de unanimismo conservador, de aristocracia teocrática y autocrática, de masacre y cerrazón extrema de caminos a la democracia y al sol viviente que es el pueblo.
Recordemos siempre decir a Saint-John Perse : “Los peores trastornos de la historia no son sino ritmos de las estaciones en un más vasto ciclo de encadenamientos y de renovaciones. Y las Furias que atraviesan el escenario, con la antorcha en alto, no iluminan sino un instante del muy largo tema que sigue su curso. Las civilizaciones que maduran no mueren de los tormentos de un otoño ; no hacen sino transformarse. Sólo la inercia es amenaza. Poeta es aquél que rompe, para nosotros, la costumbre.
"Y es así también como el poeta se encuentra ligado, a pesar de él, al acontecer histórico. Y nada le es extraño en el drama de su tiempo. ¡Que diga a todos, claramente, el gusto de vivir este tiempo fuerte ! Pues la hora es grande y nueva para recobrarse de nuevo. ¿Y a quién le cederíamos, pues, el honor de nuestro tiempo ?…”

• Lo que parece un lugar común cuando se habla de Medellín. "la eterna primavera”, en su poesía aparece visualizada de otra manera, desde una condición que no podríamos llamar trascendente, porque su poesía huye de la metafísica. Qué significa en su poesía “la primavera”.
La primavera es el resurgimiento de la vida después del invierno de la muerte, los ríos congelados son libres de nuevo, la catarata detenida en el espacio visual prosigue su caída petrificada por el alejamiento del sol, las piedras florecen, los muertos renacen, la infancia brota de los cantos, las guerras son desactivadas eliminado sus causas y consecuencias, la democracia, la paz y la libertad vencen sobre la tierra, huyen los tiranos y los demonios, los pueblos liberados sonríen porque han alcanzado la edad de su dignidad, de su plenitud y de su sabiduría. Termina la pesadilla sobre la tierra y el fin del mundo comienza a ser una mala fábula del pasado.

• Cómo lee a su ciudad, qué significa Medellín en su vida y en su poesía.
La ciudad donde ha transcurrido mi vida y sobrevendrá mi evanescencia. La ciudad de las transformaciones de la vida a la muerte y a una nueva vida. La ciudad donde sobreviene un renacimiento espiritual y político mediante la ardiente y paciente actividad de la poesía. La ciudad contaminada por el plomo, el azufre, el terror y la muerte devenida en un todo de serenidad y justicia.