Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > Arte, Literatura y... > La ceniza de Alejandría

La ceniza de Alejandría

Jueves 14 de abril de 2011, por William Ospina

Es seguro que hay en este mundo numerosos seres humanos que sienten frente a las páginas
escritas en letras latinas el mismo pasmo ante lo indescifrable que nosotros sentimos viendo libros en
chino, en árabe o en coreano.
Es posible que al mirarlos haya quien vea en ellos sólo una tediosa sucesión de líneas tipográficas.
Es posible que haya personas para quienes un libro es un objeto más entre los otros, un volumen
conformado por una cantidad de planos superpuestos, hechos de materia vegetal, exornados de
signos. Pero quien haya leído un libro, y mejor aún, quien alguna vez en su vida haya disfrutado un
libro, ya no podrá negar que hay en esos objetos algo misterioso y sagrado.
Para sentir eso no es necesario que se trate del Corán o de la Biblia cristiana. Esos libros míticos
resumen, sin duda, el sentido de lo reverente que tienen vastas comunidades en el mundo; sus fieles
han llegado a creer divino el origen de sus historias y de sus sentencias; que no hay error en ellos,
que no son episodios literarios sino atributos de la divinidad. Han llegado a creer incluso que esos
libros no tienen origen, que son eternos como Dios mismo, que en sus páginas cerradas ocurren
cosas misteriosas, que en la exploración de sus arcanos el ser humano puede perderse
deleitablemente y que hasta el más grande o el más ínfimo enigma del universo está contenido en
sus letras.

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0