Festival internacional del humor

El Humor, patrimonio de la Cubanidad

Miércoles 3 de abril de 2013

El Humor, patrimonio de la Cubanidad

Astrid Barnet (2013-03-21)

“Tras 34 años transcurridos y dieciocho bienales ininterrumpidas, la Bienal Internacional de Humorismo Gráfico ha logrado pasar exitosamente la prueba del tiempo no obstante los momentos más difíciles existentes en el país, y durante los cuales en Cuba nunca faltó el humor”. Así expresó Tubal Páez, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en conferencia de prensa para anunciar el programa que regirá la XVIII Bienal Internacional de Humorismo Gráfico Cuba 2013, a efectuarse entre el 29 de marzo y el tres de abril próximo en esta capital y en el pueblo de San Antonio de los Baños.

Significó seguidamente que “los humoristas gráficos juegan un papel muy importante en los problemas que mueven al mundo de hoy; debemos aprovechar este tipo de manifestación y aprovechar esta cita Bienal por su creatividad y reflexión sobre nuestras realidades; por representar un tesoro de creatividad que hay que continuar explotando, del cual el humor es su depositario, como patrimonio de inestimable valor”.

Tras la convocatoria a esta Bienal se recibieron más de 600 obras –entre impresas y digitales—, de 164 autores de 30 países de los cuatro puntos cardinales, con vistas a adjudicar dos premios. Uno, el Gran Premio Eduardo Abela y otro, el Premio Tommy On Line. En el caso de este último, se parte del tema Mentiras sobre Cuba y relacionado en particular con el caso de los Cinco Héroes Cubanos que guardan injusta prisión en cárceles de Estados Unidos. Finalmente, un jurado integrado por prestigiosas personalidades cubanas del Periodismo gráfico decidió seleccionar un total de 202 obras para concursar, pertenecientes a 106 autores de 21 países.

Como expresara también por su parte Bárbara Doval, directiva de la UPEC: “en esta oportunidad se tendrá muy en cuenta el tema Cuba y la gran cantidad de voluntades que, en el mundo entero, se movilizan brindando su solidaridad y amistad a nuestro pueblo y Revolución”.

Prueba de ello es que, como miembros del jurado del Concurso estarán además presentes especialistas latinoamericanos en temas como los de Derechos humanos y Política internacional, connotados caricaturistas, dibujantes, diseñadores, divulgadores y periodistas, al igual que ganadores de pasadas ediciones. Todos, amigos de Cuba. Igualmente, entre los géneros a concursar se hallan la Caricatura personal, la Política y la Historieta con miras hacia el logro de la paz, la repulsa a la guerra y la buena convivencia entre los hombres de todas partes del mundo.

Durante la presente Bienal caricaturistas cubanos reservarán un espacio para la obra gráfica de Gerardo Hernández Nordelo, uno de nuestros Cinco Héroes.

Por su parte, Isel Chacón, directora del Museo del Humor de San Antonio de los Baños, significó el ambiente de fiesta popular que presiden tradicionalmente estas citas del humor cubano desde hace años y citó, entre las actividades fundamentales, la inauguración de las muestras expositivas tituladas: El mejor Amigo, Miedo ambiental, Píntalo, luego existo, Píntalo claro, Turcios Animals, Fotografía humorística, Humor a tres manos —de los artistas Ares, Reynerio y Boligán—, y Las verdades del jurado.

Por otra parte habría que recordar algo que no podemos soslayar y es que ya resulta notorio referirse a que la intervención de Estados Unidos en la Guerra del 95 frustró el proceso de más de treinta años de lucha por la independencia de Cuba y la realización del ideario martiano, en su más amplio sentido. Intervención condicionada por el impetuoso proceso expansionista y monopolista de ese país hacia una fase superior del capitalismo: la imperialista. Por tanto, no llegan a realizarse en la República que nace el pensamiento político y social martiano, como tampoco sus criterios en la educación y la cultura. Al respecto Raúl Roa, nuestro Canciller de la Dignidad, destacó en una ocasión que: “Un lacerante sentimiento de frustración invadió a las masas populares hasta sumirlas, largos años, en el descontento, la pasividad y el escepticismo. La válvula de escape de aquella atmósfera enrarecida y agobiante fue el choteo y la trompetilla, a la vez catarsis, autodefensa y desquite del inconsciente político-social rebelado del cubano” (1).

El humor siempre presente en las buenas y en las malas; alabanza, burla, reflejo, espiritualismo e impronta de la Cubanidad. Un patrimonio de inestimable valor.


SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0