Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > Cuentos, Humor, mamadera de gallo, artículos y ... > ESPAÑA Primer premio de Microrrelato “Villa de Baños de la Encina” (Jaén) – (...)

ESPAÑA Primer premio de Microrrelato “Villa de Baños de la Encina” (Jaén) – 2012: Angélica y Medoro

Viernes 31 de agosto de 2012, por Daniel de Cullá

Primer premio de Microrrelato “Villa de Baños de la Encina” (Jaén) – 2012: Angélica y Medoro

Daniel de Cullá (Desde España. Colaboración para ARGENPRESS CULTURAL)

29.08.2012

Yace Angélica en un profundo sueño, yo no sé si en los campos bañuscos, sobre una loma o en la alcoba de Burgalimar (castillo de Burch Al Hammam), mandado construir por Al-Hakem II, rey musulmán de Córdoba, (“que estos reyes estaban dotados de poder extraordinario y hechicero, y se ocultaban y fácilmente se introducían por dó quieren “), callandito y andando y lentamente como Medoro va andando y atisbando el sitio donde está su diosa Angélica. Y va de la mano de Daniel de Cullá que se pasea virtualmente por este Artístico Bien de Interés Cultural, muy cerca del Pantano Rumblar (la ‘playa de Jaén’), a las faldas de la localidad.

4.000 años historia y la atrevida aventura de Angélica y Medoro es la misma, como aquella sentencia de: “Jurado ha el baño, de lo negro no hacer blanco; ¿para qué va al baño la negra, si negra se queda? Yo he atisbado el Primer Certamen de Microrrelato “Villa de Baños de la Encina”, siendo el ganador como indica el Jurado: “el ganador con la obra "Angélica y Medoro", es Daniel de Cullá. El cual no pudiendo asistir al acto, leyó su obra la Concejala de Cultura Ana María Herrero”.

Ecce Angelica dormit. ¡Qué buen pienso va a darse Medoro! Ya se relame. Ya se acerca. Ya llega. Qué momento. Más las alternativas de sucesos prósperos y adversos no dejan a Daniel acercarse a recoger el premio, y poder gozar de algunos de los platos más representativos del pueblo como son los cucharros, el venado a la bañusca, las migas serranas, la carne de monte en adobo, ensalada de perdiz, liebre en salsilla bordonera, calandrajos con liebre, perdiz con chocolate y habichuelas, ¡ay¡

De Cullá bendice a la Concejala de Cultura por leerle su premiado texto, este:

ANGELICA Y MEDORO

Sobre la higuera danzaban las estrellas venidas en surcos por el cielo y sus puntas de alas besaban la espuma de las aguas. Ved aquí los amantes elaborando con palabras de amor esa simpatía que se expresa en general más inequívocamente por las preposiciones a ó por. La pasión sexual aletea resoplando como dioses marinos a través de ese roce de labios en álcali volátil, especie de goma resinosa que se pegaba a los rosados guijarros entre inmensas olas amantes rodeadas de cadillos, la bardana menor, el fostón, el Amor al uso y el Amor de hortelano, el amorejo, el lampazo.

Angélica, la amada, es como esa lección que canta la Iglesia Romana para la bendición del cirio el sábado Santo. Medoro, el amante, sobre el espejo movible del agua, de cuerpo entero, era para Angélica un ente mitológico por el cual y a través del cual evidentemente ella quiere diseminar su alma.

Cariñosos y amables, angelicalmente, con inocencia y candor, haciendo líquida una consonante por su unión con la que le precede, espejean, relucen y despiden resplandores como lo hace el mar; se mojan y se pegan a sus cuerpos, tendiendo a ensancharse y derramarse, no teniendo forma propia y adaptándose a las de los cuerpos que les contienen. Su abrazo se hace poema celestial, ellos dos como unos jóvenes con alas y también como mariposas, pero hombre y mujer sobre todo, para todos y para ellos solos, cuando el amor va lentamente rumbo al faro y, al huidizo paso de los místicos, resuena el diálogo luciente de los dos al amor de la corriente, y se crece el vástago de la pita.

De la parte al abrigo del viento se les oye murmurar:

- Angélica: Obras son amores y no buenas razones, Medoro.

- Medoro: Angélica, ya sabes, amor de niña, agua en cestilla. Que amor con amor se paga.

- Angélica: Amor de asno, coz y bocado. Amor loco, yo por vos ¿y vos por otra?

Amorgados, como el pez que se adormece comiendo morga, alpechín, coca de Levante, lamidos por esas aguas cual aguaza que sueltan las aceitunas amontonadas antes de la molienda, los amantes, tumbados cuan largos son sobre su propia imagen se hunden hasta una cierta profundidad del alma calando mucho de proa y embestidos directamente a la playa para quedar bien varados, mientras los moluscos que horadan las piedras se esconden en los agujeros que hacen.

Agarrada al agreste y feraz pellejo de Sierra Morena, Angélica, al igual que ayer Lindaraja, la Bella Galiana o la ingrata Zaida, recuerda el romance morisco: “ Bella Zaida de mis ojos, y del alma Bella Zaida”, se asoma mirando de frente a la antaño "tierra de calma", en el teatro de los galantes torneos de la caballería mora donde Aben Amar y Alabez se ejercitaban en ellos: “ Gran fiesta hacen los moros, jugando van de las lanzas, ricos pendones en ellas, labrados por sus amadas”; hoy manta hilvanada de olivos, de la depresión del río Guadiel, alegrándose el haberse encontrado en tan primoroso aprieto, con el que tantas dichas logró.

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0