Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > CULTURA y ARTE GENERAL : REVISTAS, LIBROS, BOLETINES, OPINION, NOTICIAS, (...) > PREMIO NACIONAL DE CRÍTICA CUANDO EL ARTE CARECE DE CENTRO: EL RETORNO DE LA (...)

PREMIO NACIONAL DE CRÍTICA CUANDO EL ARTE CARECE DE CENTRO: EL RETORNO DE LA FANTASÍA ROMÁNTICA EN CUATRO ARTISTAS SANTANDEREANOS (1996-2010)

Jueves 24 de febrero de 2011, por ARTIKA

ENSAYO LARGO

2010

Cualquier cosa es posible en unGedan k en exp e ri men t. Así que, no existe ningún impedimento para pensar el improbable hecho de que Donald Kuspit se hubiese tele- transportado a la Sala de Exposiciones del Banco de la República, seccional Bucaramanga, para visitar la muestra Signos de Eros y Psique en tres artistas santandereanos: 2007-2010. Seguramente, Kuspit quedaría embelesado con el deleitante acontecimiento de ver los trabajos de Silvia S. Espinel Jasbón, Freddy S. Serrano Buitrago y Andrea L. Rey Sandoval, para después, sumergido en este sentimiento, llegar a reconocer con exultante fascinación que saliendo de New York - curiosamente en un lugar descentrado de las coordenadas mercantiles del mundo del arte dolarizado - aún puede encontrarse una vetana ïf y sentimental de la más pura fantasía orgásmica. Girando una y otra vez alrededor del aura de estos fragmentos de memoria y filigrana, Kuspit no podría dejar de sucumbir a la tentación de citar sus propias palabras tras haber encontrado un brote renovado de vitalidad onírica que remite directamente al origen del arte moderno; puesto que para él: “*Éste tipo de arte+ verdaderamente comienza con la toma de conciencia de lo inconsciente - con el giro hacia el interior que lleva al descubrimiento de lo inconsciente - desarrollada durante el romanticismo” (Kuspit 2004 [2006]: 79). Así, en medio de un culto romántico celebrado con los experimentos de estos viajeros del inconsciente - los mismos que desde el corazón de la fantasía han logrado transfigurar el silencio de la materia en la confusa voz del deseo – Kuspit tampoco podría dejar de indagar por las condiciones que hicieron posible la emergencia de un reducto de modernidad onírica entre tanta distribución panfletaria de los dictámenes post-modernos concienzudamente editados y empacados desde la auto-referencialidad del centro. Que, dicho de una forma mucho más sucinta, se convertiría en el asunto de discutir una cuestión cuya forma es precisamente ésta: ¿Qué logra explicar el que Espinel, Serrano y Rey hayan emprendido sus respectivos viajes hacia las fuentes de su vida interior sin el temor de sucumbir a la tentación escatológica de lo que Kuspit ha denominado el carácter entrópico del post-arte? Necesariamente, la respuesta tiene un carácter institucional que hace inteligible la consolidación de las experimentaciones auto-biográficas de cada uno de ellos; ya que – y he aquí una hipótesis de interpretación que ha de erigirse desde el material empírico recolectado hasta el momento o sucumbir ante la terquedad demoledora de una crítica clarificadora – este deseo de conservar el legado romántico, que hunde sus raíces en una concepción religiosa del arte, en la que pervive la redención estética de la mendicidad humana, sólo pudo ser adoptada, sin temor a ser consideradosp a s sé, por el hecho de estar conviviendo en un resguardo artístico creado y protegido conceptualmente al final de los años 90’s – la escuela de Bellas Artes de la UIS (Universidad Industrial
de Santander): Fundada en 1999, dirigida por José Germán Toloza Hernández desde el 2000 hasta hoy, 2010, y, a este respecto, la principal justificación institucional del
Geist de los trabajos de Espinel, Serrano y Rey - y dinamizado espiritualmente a la
mejor manera de los místicos medievales del Liber viginti quattuor philosophorum:
“Ars est sphaera infinita cuius centrum est ubique, circumferentia nusquam”.

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0