Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > Teatro > Acerca de la obra teatral “Mundo fabril”: Mundo deshumanizante

Acerca de la obra teatral “Mundo fabril”: Mundo deshumanizante

Viernes 29 de abril de 2011, por Demian Paredes

¿Qué se opone a una vida tranquila, con relaciones humanas libres y solidarias, con
bailes y amor, con sueños artísticos concretados, con una vida digna? La
explotación en las fábricas capitalistas. Eso es lo que cuenta la obra escrita y dirigida
por Roman Podolsky, Mundo fabril.
Monólogos, diálogos y situaciones que en su conjunto recuerdan, ni más ni menos,
que las temáticas que han mostrado grandes clásicos del cine, como por ejemplo
Tiempos modernos (1936), o su inspiradora previa Para nosotros la libertad (1931),
de René Clair. Sin embargo aquí, en Mundo fabril, con un muy buen elenco actoral,
once hombres y mujeres representan algo más que una fábrica funcionando, en el
sentido realista del término: los vemos como ¿los comandos, meros engranajes…
mercancías? de una fábrica, en una interesante y lograda coreografía con sonido
industrial que –según mi modo de ver-, al calor de los ritmos infernales de las líneas
y ritmos de producción, resalta la individualidad (o mejor: la humanidad) de los
obreros y obreras… sólo algunos instantes. Así lo ha explicado Podolsky en un
reportaje: “La fábrica es un sustrato sobre el que transcurre la vida cotidiana, un
marco para poner en contrapunto dos lógicas: la del sistema productivo con los
cuerpos al servicio del trabajo, y otra que tiene que ver con el deseo de las personas
y con las cosas que les pasan a pesar de ellos mismos

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0