MEMORIA PERMANENTE Teatro Acto Latino COLOMBIA - Festival international de l'humour
Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > Teatro > MEMORIA PERMANENTE Teatro Acto Latino COLOMBIA

MEMORIA PERMANENTE Teatro Acto Latino COLOMBIA

Viernes 20 de mayo de 2016, por AC FESTINHUMOUR

Nuestra Historia

Nacimos en la población de Suba, Bogotá, Colombia, América Latina, en noviembre de 1967. Un grupo de jóvenes apasionados por el teatro y por la vida. Respirábamos una atmósfera existencialista y rebelde. El arte, en general, impulsado por el vigor y por la necesidad de descifrar un mundo opresivo, era nuestra obsesión, junto al pensamiento revolucionario que se formaba en nosotros, Marx y el Che, y desde luego la locura del amor.quienes

Stanislavski, Brecht, Grotowski, orientaban nuestras afloraciones teóricas en el teatro, así como la estética y las dramaturgias del propio Brecht, Chéjov, Beckett y Buenaventura. La tensión entre el teatro del absurdo y las pulsiones sociales. Ya vendría Antonin Artaud a iluminarnos con su fuego y su crueldad como verdad.

Pero desde un principio estuvo presente la necesidad de ir elaborando nuestros propios conceptos y formas, a partir de esas ricas influencias y de la experiencia viva. Nuestra propia versión de laboratorio y nuestras obras, nuestros espacios de formación, investigación y creación.

En este período (67-72) se montan obras como Petición de Mano y el Canto del Cisne de Chéjov, El mendigo o el Perro Muerto de Brecht, Que Viva el Puente de Foster y El Señor Presidente de Buenaventura. Pero también El Pan de los Personajes, No hay Tiempo, Jack, Gus y Cris de nosotros mismos, o El Gran Burundún Burundá y El Coronel No Tiene Quien le Escriba, Zalamea y García Marquez respectivamente, en versiones y adaptaciones nuestras.

Fijamos nuestra sede en el Teatro Vecinal de Suba, al pie de la plaza central, donde aparte de nuestra programación permanente en la sala, nos movíamos en procesiones y comparsas hasta los diveros barrios y veredas de la región: Tuna Alta y Baja, Salitre, Tibabuyes, el Rincón y Ciudad Jardín.

Allí nació el grupo de títeres Biombo Latino, el de música Son Latino, el de extensión cultural Ecos Latinos y el primer número de la revista Muro Latino.

Al tiempo se movía nuestra insurgencia política, el trabajo en las comunidades, los maestros y los artesanos.

Por una encuesta subversiva, el desconcierto por un concierto de Rock con bandas de la legendaria calle 60 de Bogotá y el definitivo escándalo por un Ritual de matrimonio entre nosotros, fuimos expulsados por la alcaldía con el apoyo de la élite gobernante del pueblo. Como en el viejo Oeste pero sin duelo de pistolas en la calle principal, solo nuestros corazones heridos.

Salimos para el Teatro Cultural del Parque Nacional, donde Beatríz Caballero nos dió asilo seducida por nuestros títeres. Al tiempo sacamos una casa en el barrio la Candelaria y armamos una comuna de obreros y artistas, con una panadería cuyo biscocho especial era la cara del Che Guevara. Después de un año sucumbimos a las contradicciones de clase.

En el Teatro del Parque, a cambio, albergamos seis años. Se convirtió en nuestra sede, la del Centro Latino de la Cultura, constituído por los grupos mencionados y otros, como Signo Latino, de pantomima, y Poesía al Aire Libre. Conformamos, también, los espacios correspondientes de formación, las Aulas, de teatro, títeres y música. De allí derivó, por ejemplo, la Escuela de Títeres del Distrito, ya fallecida, aparte de que se consolidó el TEI, espacio de formación artística para niños, especialmente del barrio la Perseverancia, que sirvió de sustento a desarrollos posteriores como el movimiento grafitero y teatral de este barrio.

Por eso años y ante un proyecto inadecuado de Avenida de los Cerros, que perjudicaba los barrios populares del Oriente de la ciudad, tuvimos desde el arte y la pedagogía una intervención importante en las comunidades, que derivó en una extensión cultural popular significativa en barrios como el Paraiso, la propia Perseverancia y Villa Javier.

En el Teatro del Parque provocamos uno de los movimientos culturales mas importante de esos años. A mas de nosotros, diversos grupos de teatro y artísticos nacieron o encontraron allí sede, un lugar de trabajo y encuentro, como el Teatro taller de Colombia, TEXCO, Latonicalatero, Teatro del Daza Dangong, SENA, la música del grupo Yaki Kandru o el Teatro La Mama en su trance de desplazado. Un movimiento asociado a la efervesencia revolucionaria, tanto que se cruzaban allí las actividades diversas de los grupos mas radicales de la izquierda marxista.

En el campo teatral, sin perder la conexión con diversas fuentes, se puso de relieve la influencia brechtiana reforzada por el teatro documento de Weiss. Versiones de la Excepción y la Regla del propio Brecht, del Espantapájaros que Quiso Ser Rey de Malfatti y obras nuestras como la Historia de Arcadio Sanchez y Cada Vez que Hablas te Crece la Naríz Pinochet sobre el golpe militar contra Salvador Allende.

En el 76, como expresión de nuestra movilidad hacia el anarquismo, conformamos la Comuna Latina y como parte del caos se disolvió el Centro Latino, grupos o personas tomaron su camino. Nos quedamos el Acto, el Son y una parte de los títeres jugando a la utopía libertaria. Juego en ocasiones profundamente trágico.

Nos expulsaron del Parque, claro, y nuestra propuesta de tomarlo por la vía de hecho se disolvió en el aire y en la melancolía de sabernos contra todas las corrientes, incluídos los amigos y las familias.

Este período de sueño y de extrema locura nos lanzó a la calle y a los espacios no convencioales de un modo radical. Cortar los hilos de las formas dominantes nos puso en una relación directa con los públicos de un modo especial. La música y el teatro desbordaron los mecanismos usuales de organización y el lenguaje artístico se abrió de modos insospechados. El hapenning, la culebrería, lo que después se denominaría performance, las intervenciones libres, los experimentos inmediatos, la disolución de la frontera entre el arte y la vida.

En medio del delirio están obras y actos como Donde Están los Sopechosos, la Gallera, las Cabezas Cuadradas, De la Mierda y de la Tinta y Loco Entre Espejos.

Girando por Colombia y Centro América terminamos debatiendo nuestra locura en obras inconclusas como nuestra peculiar versión de Esperando a Godot de Beckett.

De mayor sosiego son creaciones como Blacamán, versión libre basada en el texto de García Marquez, hito del Festival Nacional del 80 y símbolo de la crítica al teatro político, del redescubrimiento de la magia en el teatro, el entroncamiento con el fuego artaudiano y la aparición de nuevos territorios en el movimiento teatral. Así mismo, Infierno en Cabaret con el que nos fuimos para Mexico donde trabajamos y vivimos por mas de un año.

En distintos momentos de esta historia, ya sea en grupo o en fracciones de grupo, hemos estado y girado por distintos lugares del mundo: Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú, Panamá, Guatemala, México, Alemania, India.

Se ha participado en eventos como la Cuarta Sesión de Teatro de las Naciones Caracas-Venezuela 78, el Encuentro Latinoamericano en México 80, Coloquio Internacional de Teatro de Grupo Zacatecas-México 81, en tres de las versiones del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, en varias del Internacional de Manizales, en las distintas versiones del Festival Nacional del Nuevo Teatro y del Festival Nacional, del Alternativo de Bogotá, Ensayo General, Festival de Teatro de Bogotá, Festival de Cali, en las distintas versiones de la Bienal de Amor y Extasis y desde luego en el Festival Latino de Bogotá, así como en diversidad de muestras y encuentros.

En 1982 se conformó el Centro de Investigaciones del Acto Latino y en 1995 la actual Corporación de Teatro y Cultura Acto Latino.

Entre el 90 y el 91 Acto Latino participó, en un gran espacio abandonado (el viejo Teatro Cuba) de un experimento de trabajo con diversos grupos que culminó en Ensayo General, un evento de ecuentro y experimento conjunto a partir de obras que se presentaban al público.

Hay que destacar dos trabajos que desde el 84 hasta el 92 centraron nuestra atención: Ibero del Mar y Prometeico. Con este último se intervino en Ensayo General.

En este lapso y hasta el 95 (aparte del Teatro Cuba) el Centro Comunitario Lourdes y los Sótanos de la Jimenez albergaron nuestras actividades artísticas y pedagógicas, así como el trabajo y los proyectos en las comunidades como las de los barrios Girardot, Belén, Egipto y Los Laches..

En el 93-94 es de resaltar la obra In-Fausto a partir de una beca del Ministerio de Cultura.

En 1995 tomamos el espacio actual en la carrera 16 No. 58A-55 de Bogotá como nuestra sede, primero como lugar de ensayo y laboratorio y a partir del 96 abierta al público.

Es destaclable en el 95-96, en asocio con la primera administración Mockus, la obra Calle Novela (sobre el tránsito y la movilidad urbana, que derivó en performance y temporada en la Feria del Libro), y el Proyecto Polis en Acción, que incorporaba directores, profesores, actores y policías bachilleres, un grupo de 110 personas para intervenciones que combinaban teatro, pantomima, danza, música y plásticas, con cuadros, ejercicios y juegos, dinámicas sociales y de investigación, artísticas y pedagógicas en espacios públicos en torno a la Cultura Ciudadana. Así mismo el proyecto comunitario Barrios Unidos en Fiesta.

Desde 1990 participamos en la discusión para tratar los temas culturales de la Constitucieon del 91 y del Sistema de Cultura (Nacional y Distrital) y en general de las políticas artísticas y culturales, haciendo parte en distintos momentos del Consejo Nacional de Teatro, Consejo Distrital de Cultura, Consejo Distrital de Arte Dramático, Consejos Locales de Cultura de Barios Unidos y Teusaquillo.

Nuestra preocupación por la temática ecológica se expresa en proyectos como el de Educación Ambiental en los primeros años del Ministerio de Medio Ambiente (94-95), con su Encuentro de Cuentería Ambiental en Quibdó-Chocó, la Vida Cuelga de un Hilo de Agua y particularmente el evento en Expociencia-Corferias cuyo componente central fue una instalación-performance, experimento artístico y pedagógico con interesantes riesgos en el lenguaje y el formato, sin minimizar la carrera de observación ambiental para niños y niñas y la narración oral.

Esta preocupación se ha concretado, a su vez, en obras de teatro. Vale destacar La Cabeza del Arbol (99-2004) por su dramaturgia y lenguaje.

La apertura del Teatro Acto Latino como espacio físico abierto al público en marzo del 96 se apadrinó con la presencia de Eugenio Barba (maestro y director del Odin Teatret), quien ofició como partera y recibió de nosotros la condecoronación Vacío de Acto.

Cabe destacar, a partir de la apertura de la sala, las obras de Acto latino: Desatar y Tejer (97), La Cabeza del Arbol (98), El Vuelo del Halcón (99, beca IDCT), La Isla de la Muerte (99, beca IDCT, Cabaret o el amor en los tiempos de la guerra (2000), Mulana (01, beca IDCT), Hola Soledad (03, beca mincultura), El Demonio de Ser (04),Una mujer es un canasto de frutas (05), Mente en Blanco (06), Tendido de Ropas (07).

La Corporación de Teatro Acto Latino contiene: Teatro Acto Latino (sala), Acto Latino (grupo de teatro), Tonal Latino (nuevo grupo de música), Centro de Investigación, Laboratorio de Formación del Actor, Taller Infantil de Artes, Danza para la Vida (formación y terpéutica), Otra Artes (Tarot, Yoga, Chi-kung, Tai-chi, Curación Alternativa), Cine-club Cinexcepción y Otros Proyectos (literatura, plásticas, performancia, video, fotografía y cine).

Así mismo, realiza una programación permanente y los eventos: Bienal de Amor y Extasis (con Centro de Posiblidades, Libertaria de Comunicación y Museo de Arte Erótico Américano), Festival Latino, Palabrota (encuentro en torno a la palabra oral y escrita) y proyecta los siguientes: Performance Acto (festival de la performancia), Ensayo General (encuentro de grupos), Encuentro Pedagogía Artística.

Acto Latino ha desarrollado convenios y proyectos artísticos y pedagógicos como: Centro de Arte y Cultura (de formación y creación) con la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales UDCA (01-04) y Agua Madre Teatro (de formación, creación y trabajo con las comunidades) con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá EAAB (04-05.

Finalmente hemos sido y somos un espacio para la investigación, formación, creación y proyección del teatro, el arte, la cultura y de trabajo en los procesos creativos de las comunidades, entre la libertad y el rigor, buscando la libertad en el rigor y el rigor en la libertad, por el amor y en el marco de las temáticas contemporáneas por la sobrevivencia humana, del planeta y del espíritu.

+ INFO: http://www.actolatino.com/

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0