Festival internacional del humor
Portada del sitio > Español > Teatro > Otra metáfora para hablar del teatro cubano

Otra metáfora para hablar del teatro cubano

Viernes 29 de abril de 2011, por Norge Espinosa Mendoza

Guardo en mi memoria un sinfín de imágenes teatrales. Rostros de actores, bailarines, dramaturgos, directores, diseñadores que me acompañan desde que en 1992 obtuve mi modesto título de Profesor-Instructor de Teatro, y comencé a intuir la responsabilidad que tal documento representaba en mis manos. Avalado y no por ese pergamino, mezclado y no a esos rostros que ahora recuerdo, he ido tejiendo mi pacto de fe con el teatro cubano. Ahora que han transcurrido diez años justos desde mi graduación y entrada profesional a la escena nacional, he regresado de la novena edición del Festival que cada dos años convoca en la ciudad de Camagüey a buena parte de esas personas a las que tengo por mis contemporáneos. Un rostro múltiple en un espejo fragmentado, pienso al verlos ante mí, y trato de que esa metáfora, el espejo roto en cuyas astillas nos reflejamos a la manera de un extraño calidoscopio, integre una y otra faz para conformar una diversidad comunicante, un espacio único y al mismo tiempo plural, ramificado, intenso, que pueda reconocer como el espacio mío, el teatro mío, el teatro de una Isla a la que me aferro persistentemente, mientras otros rostros se desgajan de esa imagen imposible, que a fuerza de poesía, fe teatral y memoria quiero tener conmigo.

SPIP | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0